Historia

Biblioteca Central "Silvestre Moreno Cora"

En 1868, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación comisionó al Magistrado José María Lafragua para formar una biblioteca al servicio de los impartidores de Justicia Federal.

 

En 1887, bajo la presidencia del Máximo Tribunal del insigne jurista Ignacio L. Vallarta, se reiteró la necesidad de apoyar la labor jurisdiccional mediante una biblioteca, con lo que, a partir de entonces se inició el desarrollo de la colección bibliohemerográfica.

Con la inauguración del edificio sede de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 1941, se mantuvo la idea de la importancia de contar con un espacio apropiado para instalar una biblioteca que garantizara el resguardo y desarrollo de sus colecciones, acervo que años más tarde se distinguió con el nombre de la señora Ministra María Cristina Salmorán de Tamayo que, si bien en un inicio estaba dedicada a prestar sus servicios exclusivamente a los señores Ministros y al personal de sus ponencias, paulatinamente abrió sus puertas al público en general.

Con la reforma constitucional de 1994, que reconfiguró al Máximo Tribunal del país, a partir de 1995, la Biblioteca Central quedó incorporada al Centro de Documentación y Análisis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, según lo dispuesto en el artículo 11, fracción XIX, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

Los servicios de la Biblioteca Central en conjunción con la demanda de información bibliohemerográfica por los usuarios, dieron paso a la integración de un sistema nacional de bibliotecas especializadas en Derecho y asignaturas afines, lo que permite ofrecer a la comunidad jurídica y a la sociedad en general diversos recursos y servicios a través de 51 acervos distribuidos en todo el país.